viernes, 11 de marzo de 2011

Tartita y galletas para Luis

Hay experiencias en la vida que es mejor olvidar. Mi último trabajo es uno de ellos.

No me gustaba nada, me sentía allí muy mal. Mi jefe era una persona extraña y un poco tarada. Aguanté 2 años porque por aquel entonces mi hijo estudiaba en Irlanda y, aunque agotada y amargada, no tenía tanta presión para estar en la oficina desde las 9 de la mañana hasta las 10 de la noche ¡cada día!.

Cuando José Luis terminó el curso yo pedí la cuenta, no podía más.

Pero de todas las experiencias se saca algo bueno y yo aproveché lo mejor de esta empresa. Allí conocí unos compañeros estupendos: Carlos, David, Eusebio... pero sobre todo Luis. No conozco mejor persona, más amable, cariñoso, simpático, paciente... una gran persona y un buen amigo.

Y mañana bautiza a su niño en su Hermita de la Virgen del  Rocío y nos ha invitado a celebrarlo con él, su mujer Ruth, y toda su familia y amigos.

Como eso de regalar chalequitos no va conmigo le he preparado unas galletas para el recuerdo a sus invitados y él me ha pedido una tarta para regalarle a Ruth.

Luis es muy aficionado a la selección española y tiene en facebook la foto de su niño con la camiseta de la selección, así que todo va en relación a esa foto y a su afición. En realidad el regalo no es para el niño, que aún no se entera de nada, es para su padre, por lo mucho que lo aprecio.

Son galletas de mantequilla con aroma de vainilla, decoradas con glasa real, todo con colorantes alimentarios vegetales y envueltas individualmente:


 Aquí toda la selección
 
Y en su cesto, todas envueltas y preparadas









También he preparado algunas más típicas de bautizo, por si alguien no pilla lo de la equipación,


 

Ya tengo los bizcochos preparados y esperando que enfríen para decorarlos, estoy deseando de entregárselo todo y espero que les guste mucho.

Y la tarta, me tienen que enviar la foto del corte, pero enterita aquí está:



Todo en honor de Luisito y de la selección, al cortala los bizcochos hacían la bandera de España. El padre como loco de contento, se las enseñaba a todo el mundo ¡me hizo muchísima publicidad!

Gracias Luis, eres un encanto.

5 comentarios:

Silvia dijo...

Qué preciosas galletas. Seguro que los papis alucinan cuando las vean.

Besos.

Ananay dijo...

Gracias guapa, el trabajo que dan merece la pena al ver la ilusión de los padres¡¡

Essie dijo...

Eres estupenda. Todo lo que haces lo conviertes en una obra de arte, y le pones tu cariño y dedicación. Quizás este blog te anime y hagas un libro de recetas de dulces y te aseguro que sería la primera en comprarlo!.
Un beso y tengo mucha suerte de tener una amiga como tu.
Esperanza

Ananay dijo...

Gracias mi niña¡¡¡

Carlos dijo...

Buf... y lo buenas que estaban las galletas y la tarta?
Rico, rico, rico... delicious!